Basílica de Nuestra Señora de Guanajuato

La Basílica Colegiata de Nuestra Señora de Guanajuato es el edificio mas protagonista de la Plaza de la Paz.

Se le denominó Parroquia de Guanajuato hasta el año de 1957, en que se le elevó a la categoría de la Basílica de Nuestra Señora de Guanajuato. Su construcción se inició en el año de 1771 y se concluyó en 1796, los mineros fueron quienes cubrieron los costos del lugar. En ese año se llevó al templo la  imagen de la Virgen de Guanajuato, la cual dice la tradición, fue donada por el rey Felipe II. Es una magnifica escultura en madera estofada, llama la atención la dulce belleza de los rostros de la Virgen y el Niño y tiene una rica base de plata repujada de estilo barroco.

Su arquitectura corresponde al barroco manierista del siglo XVII, con esbelta cúpula del mismo estilo. Su atrio data de principios del siglo XIX. Cada una de sus tres puertas de acceso tiene una fachada en cantera rosa, sobresaliendo la fachada principal, sobre la cual se erige el campanario de tres cuerpos de la misma época y estilo; además del cubo del reloj, se aprecia otra torre de inferiores proporciones y de bello estilo churrigueresco del siglo XVIII.

En el altar mayor se encuentran los auténticos restos de Santa Faustina Mártir y su sangre en polvo, contenida en un bello vaso, los cuales fueron adquiridos en Roma por el segundo Conde de Valenciana.

La Basílica de Nuestra Señora de Guanajuato es símbolo del esplendor y auge de este rico mineral de Santa Fe de Guanajuato.

REGRESAR