Carretera Panorámica

La Carretera Panorámica corre alrededor de los cerros que circundan Guanajuato y es una de las obras de vialidad más importantes construidas en la ciudad en el siglo XX. A esta carretera se accede por numerosos callejones dentro de la ciudad y por accesos vehiculares en distintos extremos de todo el camino panorámico, el cual nos ofrece paisajes espectaculares con vistas hacia la cañada, las casas y los grandes monumentos civiles y mineros.

Por ejemplo, podríamos hacer un recorrido iniciando en la Presa de la Olla, desde donde ya se perciben las vistas hacia las mansiones del Paseo de la Presa, junto con los cerros que empiezan a aparecer muy cerca del camino.

Es importante traer la cámara fotográfica en mano en todo el recorrido, pues cada rincón es altamente escénico y fotografiable.

Por esta carretera en el tramo Pípila-ISSTE llegamos al mirador del Pípila, con las vistas más bellas del Centro Histórico, donde destacan importantes edificios como el Mercado Hidalgo, la Alhóndiga de Granaditas, el Teatro Juárez, la Basílica o el Jardín Unión. Es la clásica postal de Guanajuato que ha dado la vuelta al mundo y todos la pueden tomar.

Los callejones para llegar aquí están en la Plaza de los Ángeles y detrás del templo de San Francisco. Por la panorámica se puede viajar de un extremo a otro de la ciudad o desviarse de ella cuando se cierran los pasos vehiculares. También puede hacerse deporte en varios tramos.

Está el tramo de la Preparatoria Oficial hacia la Calzada de Guadalupe y de ahí hacia la Mina de Cata, por donde hallamos las imponentes estructuras mineras de la Mina de Rayas o la subida al Templo de Mellado.

De Cata se va hacia San Javier, siguiendo la misma carretera, y de ahí hacia el Carrizo para llegar al Barrio de Tepetapa.

Poco a poco, la carretera Panorámica se ha ido poblando y por ella es por donde se acceden a numerosos callejones y casas que vemos desde el centro o desde los puentes a lo largo de la ciudad. Desde la Panorámica podemos entender un poco mejor cómo es el trazo aparentemente desordenado de la ciudad, la ciudad minera virreinal por excelencia, que creció entre cerros a lo largo de una cañada.

REGRESAR