Casa de los Carcamanes

Esta es una de las casas particulares más famosas de Guanajuato y de ella surge una de las leyendas más conocidas de la ciudad: la de los Carcamanes. Todo inicia con la llegada a Guanajuato de los hermanos Nicolás y Arturo Karlkaman ―ambos comerciantes venidos de Europa― a principios del Siglo XIX. Los “Carcamanes”, como les llamaban popularmente, se instalaron en una peculiar y enorme finca de tres pisos en la llamada plazuela de San José.

La mañana del 2 de junio de 1803 fueron encontrados sus cuerpos sin vida. Murieron apuñalados. Lo más extraño es que no había sido para robarlos ni se tenían pistas de un probable asesino; horas más tarde, un tercer cadáver reveló el misterio. Una jovencita “tan bella como frívola” según la leyenda, apareció muerta en la misma casa. Un puñal le partió el corazón.

Todo aquel horror era producto de un trágico triángulo amoroso que se resolvió de la peor manera y quizá por eso es que tres espectros suelen deambular por la casa apenas cae la noche, lamentando su desgracia. A cambio, los paseantes pueden optar por disfrutar el transcurrir de las horas en los distintos locales y cafés que rodean la llamativa “Casa de los Carcamanes”.

REGRESAR