Cerro de las Ranas

Dice la canción del célebre Jesús Elizarraráz, que la tierra de sus amores está entre sierras y montañas y, bajo de un cielo azul. Otros escritores veían una ciudad que parecía que no fue construida por hombres, sino por cóndores. Así es Guanajuato.

Su nombre proviene del vocablo purépecha “Quanaxhuato”, en el que rana se dice “guanay”, y cerro se dice “huata”, es decir, “Cerro de Ranas”.

Se dice que este nombre se debe a un par de rocas que asemejan estos animales. Estas formaciones podemos verlas subiendo por Pastita por la subida de Sirena hacia la panorámica.

Es así, como en la ciudad vemos representadas con orgullo a las ranas en amplios espacios como la Plaza de las Ranas, o cómo las encontramos en nombres de comercios o plasmadas en figuras artesanales. En este cerro es donde podemos ver estas pequeñas rocas, cuya formación milenaria le dio nombre a esta ciudad.

REGRESAR