Escuela Normal

Doña Antonia del Moral, rica heredera de los antiguos propietarios de la mina de La Valenciana, dispuso en 1910 la construcción de un gran edificio que albergaría un colegio jesuita.

Aunque aquellos no eran tiempos fáciles ―el país estaba sumido en lucha revolucionaria―, el recinto quedó concluido en 1915. Su benefactora no alcanzó a verlo, pues murió tres años antes.

El proyecto ―diseñado por el ingeniero Salvador Madrazo― conjugaba eclécticamente las corrientes arquitectónicas de su tiempo, pero destacaba particularmente por su sobria elegancia remarcada por la cantera rosa de la fachada.

Dotado de suficientes aulas, un teatro y una biblioteca, el majestuoso edificio del Paseo de la Presa alberga desde hace más de medio siglo a la benemérita Escuela Normal Oficial, donde se forman los hombres y mujeres que aspiran a ser los futuros mentores de la niñez y la juventud guanajuatenses.

REGRESAR