Jardín del Cantador

Hacia el Jardín del Cantador podemos llegar desde la Calle de Pardo, o desde el área conocida como “Los Pastitos”, detrás de la Plaza de las Ranas. Este parque ha sido adoptado por los lugareños para realizar caminatas diariamente con las mascotas, pasear con la pareja, traer a los niños a jugar o simplemente ser un lugar de descanso. Algo muy típico entre los habitantes y visitantes de nuestra hermosa ciudad.

Recibe su nombre de acuerdo a una leyenda del siglo XVIII acerca de un músico y cantante llamado José Carpio que llegó a habitar en este sitio y que era muy solicitado para cantar en serenatas y reuniones. En 1898 se construyó el jardín actual según el proyecto del relojero y arquitecto inglés radicado en la ciudad de León, Don Luis Long. En 1902 se le nombró oficialmente parque “Porfirio Díaz”, sin embargo, la gente, lo continuó llamando Jardín del Cantador

Este jardín está rodeado de un enrejado con pilastras de cantera verde. Tiene cuatro accesos colocados en sus extremos y dos entradas laterales. En el centro se ubica un quiosco cuya estructura se compone de ocho pilastras estriadas con capiteles de estilo dórico bajo su techumbre. Lo rodean cuatro pequeñas fuentes y se localizan dos más en los andadores.

En el Bicentenario del 2010 el parque fue rehabilitado y se colocaron bustos escultóricos de Ilustres Personajes Guanajuatenses como Jorge Ibargüengoitia, Ponciano Aguilar Frías, Florencio Antillón, Josefa Teresa de Busto y Moya, José Chávez Morado, Enrique Ruelas Espinosa, Armando Carrillo Olivares, José María Belaunzarán, Alfredo Dugés, Agustín Lanuza Romero, Manuel Leal Guerrero, Isauro Rionda Arreguín, Lucio Marmolejo, Sóstenes Rocha, Euquerio Guerrero López, Antonia del Moral y José Mariano Sardaneta y Llorente, entre otros. Ahora todos juntos nos recuerdan la importancia de los personajes de aquí, de Guanajuato, en el Jardín del Cantador.

REGRESAR