La Presa de la Olla

La Presa de la Olla es una de las obras civiles del siglo XVIII que aún se conservan. Una de sus fiestas más importantes se lleva a cabo el día de la apertura de sus compuertas cada primer lunes de julio.  Fue construida a partir de 1741 con la finalidad de hacer frente a la constante escasez de agua que sufría Guanajuato. Se escogió para su construcción el rancho denominado “de la Olla”, que para entonces se encontraba fuera de la ciudad, la presa comenzó a captar agua en 1747 antes de ser concluida  y durante más de siglo y medio surtió de agua a los capitalinos.

Hasta la mitad del siglo XIX tuvo en su cortina unas estatuillas de cantera; el jardín a sus pies fue inaugurado en 1875 por el general Florencio Antillón, y actualmente recibe su nombre. La torrecita levantada en uno de sus bordes data de los tiempos de don Porfirio Díaz y fue en esa misma época que la ciudad se extendió hacia este punto de la Presa de la Olla.

Se pueden alquilar lanchas para pasear en sus apacibles aguas. Pasando el embarcadero se encuentra el Jardín de las Acacias, donde destaca la elegante estatua del libertador Miguel Hidalgo. Al final de estos prados se llega a las escalinatas de la Presa de San Renovato.

REGRESAR