Las Estudiantinas

Las tunas, como se les llaman a las estudiantinas, tienen origen español.  Pero, ¿qué ciudad tiene más sabor hispánico que este Real de Minas de Santa Fe de Guanajuato? Formadas por estudiantes universitarios y músicos profesionales, las callejoneadas se han convertido en una rica tradición.

El público que atraen, conformado por residentes y visitantes, nacionales y extranjeros, se reúnen frente a la Iglesia de San Diego, donde empiezan sus recorridos nocturos por  los estrechos callejones de Guanajuato.

La estatua del tuno, es un buen punto de referencia. Cuando se ha juntado la gente suficiente, es momento de caminar cantando y siguiendo a una de estas estudiantinas hacia distintos puntos de la ciudad, adentrándose en las callejuelas de la misma, dispuestos a iniciar una buena noche, que seguramente se alargará. Cantar entre los callejones, al sonar de guitarras y bandolinas, con capas llenas de listones multicolores y atuendos que evocan el Virreinato, es toda una experiencia.

Rodar sin destino fijo con un porrón de barro, uno parece entrar en el túnel del tiempo con los cantos alegres de las estudiantinas y escuchar los ecos del pasado.

REGRESAR