Mina de la Valenciana

La Valenciana era el motor de Guanajuato. Pero su importancia iba mucho más allá; su plata hacia fuerte a la Intendencia, al Virreinato y la propia Corona Española. Esta mina era el símbolo de la riqueza de ultramar y llego a ser la empresa privada más importante de la Nueva España.

Fue descubierta en 1557 por Don Diego de Valenciano, pero llegó a su auge cuando Don Antonio Obregón y Alcocer tomó el yacimiento en 1760. Estaba prácticamente abandonado, pero con visión y capital para invertir, el empresario transformó la explotación. La Veta Madre de La Valenciana fue generosa y con su riqueza floreció también Guanajuato. En su mejor época llegó a tener 10,000 trabajadores en sus túneles, y otros tantos trabajaban en la ciudad y en sus alrededores para proveer a la mina y a su gente.

A finales del Siglo XVIII,  producía dos terceras partes de toda la plata de Guanajuato que se exportaba a España y Asia. El Rey Carlos III de España le concedió el título de Conde de Valenciana a Don Antonio Obregón.

La bonanza de la mina terminó con la guerra de Independencia, pero la Valenciana sigue ahí. Sus viejas instalaciones se mantienen en pie, incluidas las altas chimeneas de sus hornos.

REGRESAR