Mineral de la Luz

A finales del siglo XIX esta zona se convirtió en un pueblo fantasma, sin embargo este fue uno de los más prósperos enclaves mineros de la región. Todavía en el siglo antepasado los habitantes del Mineral de la Luz se contaban por miles y tenían, por ejemplo, su propia plaza de toros, fábrica de tabacos, montepíos y haciendas de beneficio. En 1929 este territorio se reincorporó al municipio de Guanajuato y hoy cuenta apenas con unos 300 habitantes.

Aquí fue donde se descubrió el socavón de San Bernabé en 1548, el primer mineral que divisaron unos españoles que venían de paso desde Zacatecas por esta zona, que se encuentra camino al Cerro del Cubilete. Este hallazgo produciría la extracción de plata en la región y la prosperidad del Real de Minas.  En el siglo XVIII se le llamó mineral de Realejo y durante el siglo XIX sustituyó su nombre por el de Mineral de la Luz.

Esta comunidad serrana fue incluso uno de los sitios de recreo y descanso más populares entre los guanajuatenses. De sus mejores días quedan vestigios y ruinas con historia propia, pero también hay edificios en uso como el templo dedicado a Nuestra Señora de la Luz, recientemente remozado como parte de un proyecto que habrá de reconvertir al pueblo en un destino turístico.

REGRESAR