Noria Alta

Al llegar a Guanajuato desde la zona de Marfil, o por el “nuevo acceso”, nos topamos de frente con una gran estructura de ingeniería que conforma el gran torreón adosado a tres arcos, de un antiguo acueducto.

Son las ruinas de lo que fue la hacienda de beneficio de la Noria Alta, cuyo nombre alude a este imponente elemento arquitectónico que nos acompaña hasta nuestros días. Mediante esta noria se extraía agua del río y a través del acueducto se transportaba a las tinas de lavado de la amalgama de plata.

Hoy ha quedado en pie esta estructura dentro de una serie de caminos altamente transitados por automóviles que nos conducen fuera de la ciudad o hacia la unidad deportiva, el campus Guanajuato de la Universidad, la zona habitacional de Noria Alta, el conjunto Pozuelos, o los Pastitos dentro de la ciudad.

Sin embargo vale el esfuerzo de detenerse unos minutos a observar y retratar este importante vestigio de la minería de Guanajuato, que desde antaño nos observa como testigo de nuestra historia.

REGRESAR