Paseo de la Presa

Este paseo fue la consecuencia natural de varios factores: el entubamiento de una parte del río que por aquí pasaba, el ensanche de la ciudad, las obras de mejoramiento en torno a la Presa de la Olla y un nuevo auge económico en la minería local.

Ancho, fresco, arbolado, el Paseo de la Presa permitía el paso franco de carruajes y luego coches. A su vera se construyeron las casas más elegantes de la ciudad. Era el esplendor del gobierno de Porfirio Díaz y así se reflejaba en la propia arquitectura influida por estilos europeos de los siglos XIX y XX, como el Art Nouveau, el neogótico, el neoclásico y varios ejemplos eclécticos en cada nueva residencia.

Entre otras destacan, la casa del Colegio Lasalle, acompañada del templo neogótico de la Asunción y la de los Leones (hoy Secretaría de Finanzas), La Casa de la Presa, contundente ejemplo del estilo Art Nouveau, la sede de un partido político, la llamada casa de las brujas, de estilo neogótico también y por supuesto, el ecléctico edificio del Colegio Jesuita, actual Escuela Normal Superior y primera estampa de Guanajuato para quien llega por el nuevo acceso a la ciudad.

REGRESAR