Puente de San Pedro

Hoy encontramos el Puente de San Pedro bajando la rampa entre el Templo de San Diego y el Hotel del mismo nombre. Es el Puente de San Pedro de Alcántara, uno de los tantos puentes que se fueron construyendo sobre el Río Guanajuato, que corría en la ciudad para unir unas calles con otras.

El Puente de San Pedro se construyó a mediados del siglo XVIII para pasar de la Plaza Mayor hacia el antiguo convento de San Diego o de San Pedro de Alcántara.

Para darnos una idea de los niveles en los que se reconstruyó el ex convento y varias de las construcciones localizadas en el Centro Histórico, imaginemos que alguna vez el puente estuvo a cielo abierto y que podíamos cruzarlo donde ahora está la calle subterránea.

Actualmente admiramos esta historia constructiva de Guanajuato, al visitar el museo Dieguino y el templo, que alguna vez fueron parte de la misma institución, o simplemente bajar a la calle subterránea y retratar los arcos y bóvedas de este puente, que ahora sostienen a la ciudad contemporánea que ha conservado la belleza esplendorosa que tuvo cuando fue la bonanza minera siglos atrás.

REGRESAR