Templo de la Santa Casa

Este terreno, donde ahora se ubica el Templo de la Santa Casa, perteneció a la Hacienda de Minas de Sebastián Rodríguez. Como muchas de las iglesias construidas dentro los terrenos de las minas, se hicieron primero con la intención de que fueran pequeñas capillas para el servicio de sus propietarios y sus trabajadores.

La actual Santa Casa de Loreto, fue primero una pequeña capilla dedicada a San Juan Bautista. En en siglo XIX paso a las manos de los fransicanos, quienes la usaban como capilla domestica – aquí celebraban sus actos liturgicos sin salir del claustro.

El templo actual se edificó en 1846 tras demoler la obra original.

Su planta es de una sola nave con cuatro retablos neoclásicos, cubierta por la gran cúpula de sección circular y perfil peraltado, la cual está asentada sobre un tambor también circular con pilastras pareadas y rematada por una linternilla.

Su austera construcción característica del siglo XIX contrasta con el templo de San Francisco del siglo XVIII, ubicado tan solo a unos metros.

REGRESAR