Templo de San Francisco

La calle de Sopeña remata visualmente con el magnífico templo de San Francisco, localizado en una plaza del mismo nombre.

En el auge minero del siglo XVIII comenzaron muchas de las obras civiles y religiosas que distinguirían posteriormente a la orgullosa ciudad de Guanajuato. Una de ellas es el templo de San Francisco, originalmente de San Juan Bautista. Su construcción, todavía bajo el influjo del barroco inició en 1741, su portada de cantera con motivos vegetales da testimonio de este estilo arquitectónico.

En 1828, los frailes franciscanos, que tenían un hospicio contiguo, se hicieron cargo de esta iglesia hasta la actualidad; a mediados de ese mismo siglo se modificó el altar mayor y los laterales de este templo conforme a las corrientes arquitectónicas de estilo neoclásico de la época. El último detalle que se agregó a su fachada fue el reloj superior enmarcado en cantera verde.

REGRESAR